Palo chino, Wu-shu/Kung-Fu

Consejos para la practica del palo chino y la corrección de errores

Artículo original de Luis Jiménez Ramírez, editado en la revista EL BUDOKA nº 207-extra, Julio 1992. ( © derechos del autor en artículo y fotografías) y reproducido en su blog personal Luis Practicando Artes Marciales en octubre de 2006.

Para el entreno con el palo (ejercicios básicos, práctica de formas, etc.), es necesaria una amplia y eficiente preparación física previa. Si se ejecutaran las técnicas sin un calentamiento previo, los órganos del cuerpo trabajarían sin plenas facultades (como ocurre en las formas de manos vacías), pero al ser de una mayor amplitud los movimientos, se produce una mayor deficiencia en la preparación y ejecución, por consiguiente, se producirían fácilmente lesiones. Para evitarlas, se deben hacer ejercicios que nos preparen y acondicionen para el esfuerzo físico.
El calentamiento debe abarcar movimientos de rotación de caderas, hombros, muñecas, rodillas y piernas; así como una carrera preliminar realizando unas series de ejercicios de coordinación locomotriz. Normalmente se estima que ya es suficiente cuando se eleva la temperatura corporal, parando antes de causar la fatiga, notando un sudor casi generalizado. A través de estos ejercicios, el sistema nervioso central se pone en estado de alerta, los órganos internos se adaptan a la situación, y los músculos de las distintas partes del cuerpo pueden contraerse y relajarse con fluidez. En este momento, se pueden comenzar a ejecutar los ejercicios básicos con los desplazamientos y posiciones.
Por lo general, se comienza con los movimientos básicos seleccionado previamente series que nos ayuden a combinar el juego de piernas con el de brazos de menor dificultad, relegando los más difíciles para completar las formas. Con los ejercicios de calentamiento mencionados, l cerebro y los distintos órganos del cuerpo se mantendrán en un buen estado de preparación y acondicionamiento.

Entrenamiento con palo chino por Luis Ramírez Jiménez

Entrenamiento con palo chino por Luis Ramírez Jiménez

Los movimientos de las series básicas regulares del Wu-Shu tradicional, incluyen gran variedad de posiciones, consiguiéndose habilidad en el manejo, soltura en la cintura y coordinación de los brazos para lograr superar el nivel adquirido conocimientos y facilitando la mejora de la forma física.
Para ello es de vital importancia la repetición constante de las técnicas y las combinaciones, sin olvidar los giros de brazos, rotaciones de cintura y cambios de posiciones, pasos, equilibrios, saltos, brincos, etc., éstos a su vez elevan eficazmente la aptitud técnica y física, la capacidad muscular y la flexibilidad de los ligamentos, aumentando la amplitud de actuación de las articulaciones; además de abarcar los movimientos de actuación de combate y facilitar el entrenamiento integral del practicante, evitando daños producidos por la sobrecarga de ciertas partes del cuerpo. Intensificar los ejercicios gradualmente para avanzar en el manejo del palo.
Apresurar la practica en un defecto que se comete fácilmente y con frecuencia, sobre todo en los primeros periodos de trabajo en el gimnasio. Para avanzar sin problemas, seguir las indicaciones de un instructor con seriedad y realizar fundamentalmente la progresión indicada por el, pasa por ser lo correcto sin pretender dominar las técnicas con tan sólo asistir a unas cuantas clases de palo, ejecutándolo con violencia y brusquedad, dañando de este modo los músculos debido a que estos se contraen hasta sobrepasar la capacidad de su carga.
Para evitar semejantes sucesos, es necesario observar el principio de progresión gradual, de lo superficial a lo profundo, de lo fácil a lo difícil, aumentando el tiempo de práctica, la cantidad de los movimientos y la densidad de los ejercicios de una forma paulatina.
Si uno comprende las normas y los puntos de la práctica del palo al comienzo, le será de suma importancia. Por ejemplo, cuando este arma gira por encima de la cabeza, hay que hacerlo con una trayectoria paralela al suelo de otro modo se golpeara, cuando se mueve el palo al costado del cuerpo, estos movimientos deben estar en línea vertical al suelo. Si no se hace de esta manera, se podrían golpear las piernas. Puedo citar muchos más ejemplos como éstos, los cuales nos demuestran que el dominio de los correctos puntos esenciales de las técnicas del palo chino, también constituyen un importante aspecto para prever daños y lesiones, comprendiendo la realidad dentro del correcto aprendizaje y desarrollo del Wu-Shu.
La vestimenta del practicante de Wu-Shu, debe ser apropiada, ni grande ni apretada –que nos impida. El calzado también debe ser ligero y cómodo, si la suela es de goma, será mejor. El suelo del lugar de entreno debe ser llano y sin piedras ni obstáculos. Si es una sala de un gimnasio, verificar que las medidas de ésta sirvan para el manejo del palo, y que la altura y la amplitud sean las necesarias para saber si es posible la práctica, antes de liaros a golpear con el palo. En este caso, si el palo es el apropiado para utilizar, ya que no todos lo son (por sus medidas), tomándolo como un método de prevención.
Haciendo un breve resumen y recordando los puntos más importantes en el manejo y práctica del palo chino, recordaremos que se debe:

  • Realizar ejercicios de calentamiento.
  • Intensificar los movimientos básicos.
  • Observar el principio de progresión gradual.
  • Dominar los puntos correctos y esenciales del palo.
  • Tener en consideración el lugar, la vestimenta y el arma.

Todos estos apartados son los principales a tomar en consideración y seguir para un progresivo avance en el Wu-Shu/Kung-Fu.
Advertencia: primeramente seleccionar las rutinas y formas, preparar un plan de entrenamiento, determinar la cantidad de ejercicios de cada sesión y el número de repeticiones, de acuerdo a tu edad y preparación; sigue con el tiempo del que puedas disponer, organízalo por días alternos con su correspondiente rutina y descansos.
Para aquellos que deseen adoptar un entrenamiento sistemático, es aconsejable empezar con los ejercicios esenciales para poner un sólido cimiento y así poder practicar las rutinas normales con o sin armas.
Se debe tener siempre en cuenta que el Wu-Shu/Kung-Fu está compuesto, por una parte, de trabajo externo, que significa movimientos de las manos, los pies, el cuerpo y expresión de los ojos; y de trabajo interno por la otra, que significa el espíritu, la voluntad, la energía y la fuerza vital. Es por lo tanto necesario, para conseguir las posturas correctas y realizar con concentración y alerta, guiar conscientemente todos los movimientos, seguirlos con los ojos y regular la respiración. Todo esto es importante para conseguir coordinación entre las diferentes partes del cuerpo, unidad entre movimiento y quietud, combinando dureza y suavidad.
Solamente prestando atención por igual a estos dos aspectos, combinando el trabajo interno con el externo, incluyendo y tanto el aspecto físico como el mental en los movimientos, se pueden obtener buenos resultados.
Por último, pero no por ello menos importante, la perseverancia, que es de la mayor importancia, y que también se aplica al aprendizaje. Uno pude tener los músculos doloridos al principio, lo que es bastante normal y común en toda práctica física. Hacer unos ejercicios ligeros antes y después de cada sesión de entrenamiento y dar masajes o aplicar compresas calientes a las partes doloridas (sólo en algunos casos), o otras substancias, calmará en gran medida las molestias producidas y ayudará para que desaparezcan.
La práctica constante mes tras mes y año tras año, te ayudará seguramente a dominar el arte y a superarte en su conocimiento, conseguir buena salud y lograr otros objetivos importantes en tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *